lunes, 19 de abril de 2010

La gran Marie

Nació en 1867 en Polonia, donde su apellido de soltera era Sklodowska. Alumna brillante y madura, a pesar de perder tempranamente a su hermana y luego a su madre.
Aunque quería tener una carrera científica y de tener las capacidades para realizarla, Marie se convierte en preceptora al verse presionada por la carencia de recursos económicos y los estudios posteriores de su hermana Brania.
Siguiendo su sueño, se traslada a París donde es autodidacta, su único objetivo es aprender. Allá conoce atreves de un amigo a Pierre Curie, quien en 1985 se convertiría en su esposo.
De la pareja científica nacieron 2 hijas, la mayor seguiría los pasos de sus padres ganando el Premio Nobel de Química, y la menor fue periodista.
En 1897 Marie decide hacer un doctorado de física, a pesar de la hostilidad de la época hacia las mujeres que querían estudiar.
Los esposos Curie comienzan a investigar en conjunto los rayos x, descubriendo el polonium y el radium, dos elementos muy radiactivos.
A partir de esto la pareja comienza a practicar con el radio, y luego en el año 1903 reciben junto a otro científico el Premio Nobel de Física por el descubrimiento de la radiactividad natural.
Tres años después Pierre Curie muere, quedando Marie a cargo de sus 2 hijas y acepta una cátedra en la Soborne. Años después por el descubrimiento del peso atómico del radium, se le otorga por segunda vez el Premio Nobel en 1911.
Muere a los 66 años, de una anemia plastica debido a las exposiciones frecuentes a la radiación, y con una depresión desde la muerte de Pierre.
Sus restos descansan junto a su esposo y otros celebres personajes en la ilustre cúpula del panteón de París.

1 comentarios:

Juan Sepúlveda M dijo...

Jose

Trata de usar una letra más grande y que tenga contraste

Publicar un comentario